Cómo jugar con un niño autista por Jesus Vergara Guayana

Las personas (padres, familiares, amigos, tutores) que conviven cada día con niños/as autistas, a menudo se preguntan cómo poder interactuar con ellos y sobre todo cómo jugar. Es importante favorecer la comunicación y el sentimiento de dependencia, ya que es uno de los mayores problemas de conducta y comportamiento que presentan. La empatía y el vínculo social es muy importante trabajarlo desde bien pequeños, y el juego es la mejor forma de potenciarlo. Por todo esto, en unComo.com te damos algunos consejos y juegos para que sepas cómo jugar con un niño autista. – Jesus Vergara Guayana

Hay que tener en cuenta…

Es conveniente puntualizar antes de continuar que cada niño es un mundo, pero las características más comunes se producen por la desviación de unos patrones normales del desarrollo. Sobretodo, en tres áreas fundamentales: relaciones sociales e interacción, lenguaje y comunicación y actividades e intereses.

Sabiendo esto, ¿cómo podemos jugar con un niño/a autista? ¿Cuáles son los juegos más indicados? Como en todos los niños y niñas, los juegos dependen de la edad y el desarrollo evolutivo que presentan, así que esto también es muy importante tenerlo en cuenta. El objetivo es lograr una buena conexión con el niño/a autista. Jesus Vergara Guayana

Para niños de 0 a 3 años:

  • Sobre los siete u ocho meses de edad, hacer el juego de levantar al bebé en el aire, cogerlo, volverlo a subir en pequeños saltos. Movimientos que el bebé anticipará con alegría.
  • “Los lobitos y las palmitas” son canciones adecuadas que se hacen con las manos que hace la madre o personas cercanas. Es bueno para los niños/as autistas porque en ocasiones sienten rechazo a utilizar sus propias manos así les motivamos a usarlas y que no las escondan.
  • Juegos de faldas, estableciendo un marco de intimidad, de creatividad y de cercanía ayudando a mejorar el lenguaje.

 

Para niños de más de tres años:

  • Juego de pillar. Da mucha vitalidad y a menudo son de los primeros juegos que motivan al niño a seguir jugando ya que se potencia la “escapada” y potencia la relación cuando el niño va mejorando en sus vínculos sociales, mejorando así la confianza.
  • El escondite es muy beneficioso porque lo que se trabajan las ansiedades de separación, de pérdida, pero lo más importante, la alegría del encuentro.
  • Mirar y leer cuentos. Se potencia el acercamiento, el pensamiento y el lenguaje, ayudando a que el niño poco a poco vaya prestando atención.
  • Juego de la pelota. Pasar la pelota no es fácil para un niño o niña que tiene problemas de comunicación y de relación. Por eso es muy importante realizar este juego, porque pone en marcha el intercambio de miradas, estar atento al recibir la pelota y al lanzarla, la coordinación óculo – manual, la destreza en las manos, y lo más importante, la interacción con el otro.
  • Montar en bicicleta. Es una actividad que les sirve como juego, se entretienen, fomentan la habilidad y además que promueve cierta madurez porque tiene que hacer fuerza para pedalear, mantener el equilibrio, etc.
  • Juegos de vídeo consola u ordenador. Les proporciona “gimnasia mental”, disfrutando y manteniendo una cierta igualdad con los demás niños.
  • Juegos competitivos. A menudo los niños con autismo no entienden lo de ganar y perder, estando más pendientes a lo sensorial y dejando de lado las instrucciones, los valores o el significado. Sirven para crear una apertura a la relación lúdica.

Este artículo es meramente informativo, en Jesus Vergara Guayana no tenemos facultad para recetar ningún tratamiento médico ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Redactado por Jesus Vergara Guayana

Quizás también te interese leer: